sábado 15 junio 2024 | Suscripción | Contacto
Grupo Corpimed 08/04/2015

Caso Banco Madrid

El corralito forzado por el Banco de España

Parece increíble, pero uno de los bancos considerados de lo más solventes de España como Banco Madrid ha pasado en pocos días tras la intervención del Banco de España y la Agencia Tributaria a un concurso de acreedores, siendo la primera vez que el gobierno y los organismos reguladores optan por la liquidación de una entidad financiera en lugar del rescate, una medida muchas veces criticadas, la de salvar entidades privadas con dinero público en vez de dejarlas caer en la bancarrota garantizando el límite legal de los depositantes como se ha hecho en otros países como Islandia.

¿A que se debe que esta entidad no haya sido rescatada? ¿Por qué una entidad solvente especializada en grandes patrimonios está sometida ahora a un concurso de acreedores?. Pues es debido a una serie de razones que se inician con una más que polémica inspección. En abril de 2014, el Sepblac (el servicio ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales y Infracciones Monetarias), y dependiente del Ministerio de Economía, llevó a cabo una investigación en el Banco Madrid hasta mayo de 2014. Es una inspección rutinaria que se hace en todas las entidades, para supervisar como se cumplían los estándares de transparencia y gestión de los protocolos contra el blanqueo. El informe realizado sobre esta inspección donde se resaltan las deficiencias encontradas no se remitió a la entidad hasta el 9 de marzo de 2015, no permitiendo a la entidad ejercer un plan de acción que corrija las deficiencias detectadas. El Sepblac, a su vez, presentó otro informe al Comité Permanente de Prevención del Blanqueo, para que éste decida si se incoa un expediente sancionador o no, dejando así sin maniobrabilidad a la entidad.

Todo se acelera cuando el 10 de marzo de 2015 desde el Tesoro de Estados Unidos coloca a la banca andorrana en la lista de entidades de su máxima preocupación en relación a prácticas de lavado de dinero negro. Ante esto las autoridades andorranas intervienen el BPA (Banca Privada Andorrana) y aquí el Banco de España hace lo propio con Banco Madrid por ser filial del BPA y por que el informe del Sepblac ya informaba de posibles indicios de delito en la misma línea que se apunta desde EE.UU.

Una vez el Banco de España toma el control de la gestión del banco y el consejo de administración del banco dimite en bloque, el Sepblac denuncia a los gestores de la entidad por delitos de blanqueo de capitales, acabando el tema en manos de la Fiscalía Anticorrupción, mientras la entidad sigue con sus operativas sin ningún tipo de restricciones, esto unido a todo lo que acontece es de dominio público, provocando un gran escándalo y por tanto una fuga de depósitos del banco por parte de los clientes ante el temor de perder su dinero. Y aquí está la clave, por que esta fuga de depósitos provoca un fuerte deterioro de la entidad, hasta la quiebra, empujándola a la solicitud de un concurso de acreedores. Una vez pasa esto se cierra toda posible operativa con la entidad quedando unos 15.000 depositantes y 80.000 inversores con su dinero “atrapado” y a la espera de la entrada en escena del Fondo de Garantía de Entidades de Crédito, una hucha para emergencias del sector bancario financiada por aportaciones de los bancos y cuyo objetivo es garantizar los depósitos en entidades de crédito hasta un límite fijado legalmente, que es según la normativa de hasta 100.000€. Esto no quiere decir que vayan a perder dinero si tenían depositados más cantidad, dependerá a cuando se haga la liquidación de la entidad si los activos de la entidad sufragan los pasivos, si desgraciadamente no es así, perderán todos los ahorros a partir del límite fijado legalmente.

Es curioso que entre lo clientes de Banco de Madrid figuren la familia del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol que había ocultado parte de su fortuna en la Banca Privada Andorrana (BPA) y que el año pasado regularizó 3,1 millones de euros a través de Banco Madrid. En la actualidad, la familia Pujol tiene atrapados en Banco Madrid 1,3 millones de euros que había depositado para hacer frente a las multas que Hacienda les pudiera imponer. Otros nombres conocidos, como el del futbolista Carles Puyol figuran también en la lista de afectados, por poner solo un ejemplo. Pero han sido las operaciones irregulares relacionadas con seis miembros del Gobierno venezolano de Hugo Chávez, clientes de Banco de Madrid y que se sospecha que los fondos provenían del soborno los que pusieron a esta entidad en el punto de mira del Tesoro de Estados Unidos.

 

Comentarios

Galería



Con esta suscripción recibirás gratuitamente en tu correo nuestra publicación cada vez que lancemos una nueva edición.
Nombre
Correo electrónico

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y así facilitar tu navegación. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.