sábado 6 marzo 2021 | Suscripción | Contacto
Grupo Corpimed 08/04/2015

¿Qué pasa si no se paga el préstamo?

Como funciona el sistema financiero

Ante dificultadas económicas dejar de pagar las cuotas de un préstamo debería ser la última alternativa, ya que las consecuencias son muy serias y ante problemas de liquidez es mejor buscar otras alternativas antes de dejar de pagar cuotas de los préstamos, como por ejemplo intentar alargar los plazos de pagos de facturas o esperar al último día para pagar gastos de suministros como luz, agua, teléfono, etc.

Pero si las dificultades económicas son muy severas es posible que seamos incapaces de pagar alguna cuota. Ante esta situación nunca debemos dejar pasar el tiempo sin hacer nada esperando a que nos llegue una reclamación de deuda pendiente, lo mejor es comunicar el problema a la entidad  financiera antes del vencimiento.

Las entidades financieras ante el futuro impago pueden proponer varias soluciones para que el préstamo siga vivo y facilitar el pago al cliente. La solución más usual es la de reducir la cuota mensual durante toda la vida del préstamo o durante un periodo de tiempo ajustándolo a la nueva realidad económica del cliente, pudiendo ser revisado las nuevas condiciones si varía las condiciones económicas del cliente. Para ello se puede refinanciar la deuda, establecer un periodo de pago más largo o conceder un período de carencia donde el cliente solo paga intereses sin pagar capital. Estas medidas ayudan a continuar pagando el préstamo y evitar entrar en una situación de morosidad, aunque suelen incrementar considerablemente el coste del préstamo, un mal menor que si se deja de pagar el préstamo.

Desde el momento en que se deja de pagar una cuota por primera vez, la entidad financiera aplicará unos intereses de demora, que son muy superiores a los originales y que irán aumentando cada día que se deje pasar desde el vencimiento. Además puede cobrar una comisión por reclamación de cuotas impagadas, en el caso de que se haya fijado así en el contrato. Todos estos gastos y demora se irán acumulando desde el primer día hasta que el cliente regularice la situación, por lo que la deuda del cliente con el banco irá aumentando.

A partir del tercer mes de impago, la entidad financiera puede iniciar una demanda o reclamación judicial al tratarse de situación de impago prolongado. La entidad financiera en este caso dará por cerrado el préstamo pasando al departamento jurídico que iniciará un proceso judicial para reclamar la deuda acumulada. En un préstamo personal el cliente pone como garantía todos sus bienes presentes y futuros, de manera que si el proceso llega a juicio el juez puede embargar los bienes propiedad del titular del préstamo (como vivienda, coche, cuentas bancarias, embargos de nóminas) hasta cubrir la deuda y si esta no lo cubre el cliente quedará embargado de por vida por lo que si en un futuro decide comprar alguna propiedad o vivienda o accede a un trabajo por cuenta ajena será embargado, por que como hemos dicho en el préstamo personal se pone como garantía todos los bienes presentes y futuros hasta que se cubra la deuda. Si además se ha dado una garantía adicional de uno o más avalistas, éstos deberán responder pagando las deudas, ya que sino la entidad financiera también podría llegar a embargar sus bienes. Aquí la deuda puede ser ya insalvable, por que además de la deuda con la entidad financiera habrá que sumar todos los gastos del proceso judicial.

Otro problema que aparece si no se paga un préstamo es que los datos del titular y en su caso el de los avalistas, se incluirán en los ficheros de morosos (como el de ASNEF o RAI), lo que hará muy difícil poder conseguir financiación en el futuro.

Por eso, recomendamos encarecidamente avisar siempre a las entidades financieras la imposibilidad de seguir pagando un préstamo para buscar una solución, ya que los gastos que se originen serán siempre muy superiores a las alternativas de pago que pueden ofrecer.

Comentarios

Galería



Con esta suscripción recibirás gratuitamente en tu correo nuestra publicación cada vez que lancemos una nueva edición.
Nombre
Correo electrónico

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y así facilitar tu navegación. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.